Dilsberg, la atalaya del Neckar
Heidelberg escapadas

Dilsberg, la atalaya del río Neckar

Apostado sobre el Neckar, justo enfrente de Neckarsteinach, Dilsberg se esconde de los visitantes de la otra orilla tras unos bosques amplios que sólo dejan ver el pico de la torre de la iglesia. Su pequeño casco antiguo, que esconde entre sus calles empedradas una de las mejores chocolaterías de la zona, su castillo y las vistas que esconden hacen de este pueblo la atalaya perfecta del río Neckar.

Medieval en todas sus piedras

De base debió utilizarse su extraordinaria posición como atalaya de señales en la época romana, pero realmente Dilsberg surgió como tal a mediados del siglo XII, cuando el obispado de Worms decidió despejar la parte superior de la meseta y montar una fortaleza que protegiera el valle del Neckar. Ha sido asediado y conquistado, se ha utilizado su castillo como prisión incluso de los estudiantes de la Universidad de Heidelberg. Y finalmente se usaron sus piedras como cantera de suministro de material constructivo.

Así, sobre el papel, es un resumen rápido y sencillo. La realidad es que el Dilsberg actual sigue guardando un aire medieval por sus cuatro costados. La puerta de entrada, que ahora es el albergue juvenil (¡mola!), es la propia puerta antigua con arco. Calles empedradas, casas sacadas de los cuentos de los hermanos Grimm, restos de un castillo que se pueden visitar (cuando no haya coronavirus, ¡bleibt gesund!) desde lo que la vista del Neckar es espectacular... Y si además coincide con un bonio atardecer ni qué decir. La visita es corta, apenas cuenta con 3 calles. Pero no hace falta correr, hay un millón de detalles en cada casa que ver y disfrutar.

Vista de los muros exteriores de Dilsberg

6 años para ir (por fin!) a visitarlo

Nuestra historia con Dilsberg es larga. Allá por 2011 Eva hizo una estancia para su tesis en Heidelberg (donde me enamoré de la ciudad). Alquilamos un par de bicicletas y nos lanzamos hacia Neckarsteinach. Y justo a la llegada se puede ver al otro lado del Neckar una meseta con bosque y campas verdes en la que se intuye un pueblo amurallado y una torre de iglesia. No se ve nada más. Pero la imagen se me quedó grabada.

Nuestros pasos nos trajeron de vuelta a Alemania y terminamos de nuevo en Heidelberg. 6 años más tarde. Y por fin se dio de nuevo la oportunidad. No me decepcionó, igual a lo sumo que no fuera un poco más grande. Veía un pueblo de muros antiguos, calles empedradas y restos medievales que disfrutar. Es y seguirá siendo uno de mis rincones favoritos.

Qué ver en Dilsberg en un leve paseo

Mapa informativo sobre qué ver en Dilsberg

Os dejo la leyenda de cada uno de los puntos. Es el mismo mapa que hay en el pueblo en sí:

1. BURG: de mediados del siglo XI, el castillo está en pie sólo en parte. Quedan los restos de parte de los muros y dos torres (se pueden visitar y subir) desde las que las vistas sobre el Neckar están más que merecidas. Actualmente está cerrado (tema coronavirus) y en parte están en restauración, así que tiene unos cuantos andamios. De todas formas, merece la pena la visita.
2. LA CASA DEL COMANDANTE: justo debajo de la entrada del castillo, es actualmente la casa de cultura. Saliendo por el arco se acceden a los caminos del bosque.
3. EL TÚNEL: increíble pero cierto, este túnel forma parte de una de las obras del célebre Mark Twain (Bummel durch Europa). Con más de 350 años, el túnel se creó para que los albañiles que estaban ampliando el pozo del castillo tuvieran una salida de ventilación abajo. Después, simplemente, se olvidó. A raíz de la obra de Mark Twain, el germano-americano germano-americano Fritz von Briesen decide ir de Nueva York a este pequeño pueblo para encontrarlo. ¡Y lo hizo! 78 metros de largo, no muy alto (cuidado con la cabeza) suele estar cerrado salvo que se pregunte en la entrada del castillo y accedan a abrirlo.
4. COMIENZO DE CAMINOS: Siguiendo la casa del comandante, bajando unas pequeñas escaleras a la derecha, se llega al cruce de varios caminos que recorren los bosques de Dilsberg. Hay muchas rutas (las pongo al final) pero sí se puede destacar que Dilsberg forma parte del camino del Neckarsteig, así que verás más de una vez este símbolo: Símbolo del Neckarsteig
5. AYUNTAMIENTO: junto a la entrada del castillo
6. IGLESIA CATÓLICA: la iglesia de San Bartolomeo, separada del castillo, construída en 1380.
7. IGLESIA EVANGÉLICA: surgida en 1566, la iglesia ha sufrido muchos deterioros y dejadez hasta que en 1870 volvió a ponerse en marcha.
8. MONUMENTO CONMEMORATIVO: recuerdo a los caídos en la I y la II Guerra Mundial
9. HOSTAL "Zur Sonne": Ubicado en una casa de 1601, es el centro del pueblo, tanto geográficamente como culturalmente, habiendo sido el punto de reunión del pueblo durante muchos años.
10. CHOCOLATERÍA "Zur Burg": indispensable si eres golos@. Uno de los rincones más conocidos y saboreados de Dilsberg.
11. PUERTA MEDIEVAL: actual albergue juvenil, la entrada puramente medieval al pueblo.
12. PARADA DEL AUTOBÚS: importante si vienes en bus
13. SALA DE EVENTOS: cerca de la parada del autobús, ahora mismo está clausurada por el covid-19.
14. JARDÍN DEL CASTILLO: en 1990 el estado de Baden-Wüttenberg decidió crear los jardines que acompañan al castillo como uno de los puntos más visitados.
15. SALA EXTERIOR DE EVENTOS: justo al castillo, rodeado por parte del antiguo muro, hay una pequeña campa con gradas que suele utilizarse como sala de conciertos al raso, especialmente perfecto para verano.
16. POZO: construído después del castillo, el pozo estaba destinado sólo para los habitantes del castillo. No es de una gran capacidad aunque lo ampliaron (ayudando a la creación del túnel bajo el castillo).
17. CERÁMICAS ARTESANAS: la primera casa nada más atravesar la Stadttor, la tienda de cerámica cerró, tras muchos años siendo una de las más conocidas de la zona, a final del año pasado.
18. CAFÉ PIPPIFAX: pequeño café perfecto para comerse un crépe de tarde
19. PLAZA RUDOLF-MAURER: dedicada a uno de los vecinos más queridos de Dilsberg de los últimos años.
20. LA PLAZA DE LAS ROSAS: pequeñita, llena de encanto en verano.
21. ANTIGUO CEMENTERIO: ¡poco que añadir aquí!
21. FEUERTOR: la puerta de la muralla trasera.

Dilsberg, es cierto, no es muy grande. Si eres o sois de patear algo rápido lo veréis en poco tiempo y os dará la sensación de que es poquita cosa para subir hasta allá arriba. ¿Consejo? Disfrutad andando, fijaros en los detalles de las casas, y respirar la tranquilidad que ofrece.

Y si os apetece saber un poco más, os dejo como link el pdf del castillo de Dilsberg en inglés.

Camino de bajada del bosque de Dilsberg
Setas de árbol en el bosque de Dilsberg

Qué o dónde comer: ¡viva el chocolate!

Estamos en época de coronavirus así que ¡poco hay abierto! Sin embargo no puedo saltarme la Chocolaterie im Gasthaus zur Burg. Ninguna sorpresa que, incluso en esta situación, haya cola. El chocolate está muy bueno, ¡merece la pena probarlo! Pero incluso aunque no se sea fan del chocolate, cuentan con un abanico amplio de pastas deliciosas (especialmente la de membrillo).

Cómo llegar

Hay tres maneras esenciales de llegar a Dilsberg: coche, bus y a pie. No hay estación de tren, así que ¡descartada esa vía!

🚗  EN COCHE
Desde Heidelberg es tan sencillo como seguir básicamente el camino del Neckar. Coges la B37 hasta Neckargemünd y de ahí enganchas con la Dilsbergstrasse. Poco más, lo único no saltarse la señal de giro hacia la izquierda para subir al pueblo. Hay varios parkings, nosotras solemos utilizar el que está junto a la Stadttor, tiene bastante espacio, está en recto y las vistas lo merecen.

🚌  EN BUS
El autobús hay que cogerlo en la estación de tren de Neckargemünd, con lo que lo primero es llegar hasta allí. Desde ahí, hay que coger el autobús 753 que te dejará muy cerca de la Stadttor (7 paradas en total). Pasa cada hora, así que toca calcular bien el tiempo. Aquí dejo los horarios como información.

🚶 A PIE
Son cientos los caminos que llevan a Dilsberg. Tanto desde el lado de Neckarsteinach, desde Neckargemünd o desde Lobbach, las rutas que se acercan hasta este punto tan bonito son innumerables. Sí que es más utilizado el camino del Neckarsteig por formar parte de una de las rutas más caminadas or esta zona.

Rutas y geocachings

Para las rutas uso esencialmente Wikiloc como rutas que gente ha hecho y subido para compartir. En este caso hay unas pocas, no demasiadas ya que la mayoría de ellas se encajan sobretodo en Neckarsteinach.

Rutas wikiloc en Dilsberg

En nuestro caso simplemente seguimos los propios caminos que partían desde el castillo hacia el camping. Son muy intuitivos, muy claros y sin problema para niños. Hay varias marcas de diferentes caminos además del Neckarsteig, pero lo mejor es, si vas con tiempo, andar disfrutando del bosque.

Para los geocachers: nop, Dilsberg no es el mejor sitio. Cerca del pueblo hay sólo uno para encontrar aunque desde Dilsberg parte un camino con 4/5 más. Sin probar, ¡serán mi objetivo en mi siguiente visita!