El blog dentro de la página web IMG : Nick Youngson - web

¿Tienes una web? ¡Añádele un blog!

Si eres una pequeña empresa o un autónomo intentando abrirse paso en el mundo de internet, la comunicación será esencial, sobre todo como herramienta para publicitarte de manera sencilla y cercana. Y la mejor manera de hacerlo es a través de un blog. En este post descubrirás porqué es tan importante tener uno, cómo sacarle un buen rendimiento, y las exigencias que solicita para que tu blog triunfe entre tu competencia.

Pero ¿por qué es importante tener un blog?

Vivimos conectados directamente a la red. De hecho, si me estás leyendo es que estás directamente en ella. Internet se ha convertido en nuestra unión a la información, nuestra enciclopedia ESPASA de toda la vida al alcance de la mano y encima actualizada de manera continuada. Y dentro de la red de redes los blogs son una de las principales bases de información y conexión en todo el mundo y hacia todo el mundo.

Por eso tener una web actualmente es esencial, un lugar donde explicar de donde viene tu negocio, tus servicios, lo que ofreces y cómo encontrarte. Pero ahora mismo tener un blog donde comentar, explicar, disfrutar contándolo y conectar con aquell@s que busquen o se identifiquen con lo que haces es igual de esencial y además más gratificante.

La conexión al blog por móvil
Escribe tu título de una nueva entrada del blog

Todo lo que un blog puede aportarte ...

1. ¡HEY! ¡Esta es mi marca!

Porque una de las partes más importantes de estar en internet es la imagen que das dentro de la red. Y aunque tu página web es evidentemente uno de los primeros espejos que tu potencial cliente verá, el añadir un blog a tu web te permitirá conectar de forma más directa, explicar tus servicios y a la vez enseñar la profesionalidad que tienes.

2. Estarás mejor posicionado

Un blog bien organizado y escrito será una buena forma de diferenciarte de tu competencia. Y no sólo en el sentido directo con los usuarios. Un blog bien llevado, con entradas nuevas de forma continuada, y aplicando un poco los conocimientos de SEO y de las keywords puede hacer que tu web suba igualmente de posiciones en las búsquedas. Algo esencial en un momento en el que los usuarios no miran más allá de los 30 primeros resulatdos.

3. Las buenas cosas se comparten y rápidamente

Las redes sociales han dado un vuelco a la manera que tenemos de compartir nuevas experiencias. Y tener un blog de calidad bien compartido puede ayudarnos mucho a captar nuevos usuarios y potenciales clienets. De hecho la posibilidad de que un usuario comparta una buena entrada de blog es mucho más alta que el que comparta una web directamente. Es por ello esencial que, además de tener entradas de calidad le ofrezcas a los usuarios la posibilidad de compartirlo mediante botones share. Lo que sería el clásico 'boca a boca' de toda la vida de manera tecnológica.

4. Cercanía o cómo poder romper con la distancia

Una de las principales cualidades que tiene un blog es sin duda alguna la cercanía. Las páginas webs tienden, por su naturaleza, ser más planas, informativas y tienden a no permitirse muchas dobleces. Un blog, sin embargo, te permite ser tu mism@. Y en ese sentido es el mejor canal de mostrar quién eres más allá de tu marca. Tus propias experiencias, problemas y soluciones pueden ser clave no sólo para aumentar los usuarios, sino también como forma de que creen un vínculo contigo. Además, al ser un espacio más abierto te permite una mayor creatividad. Tu blog será lo que tú quieras que sea y tú serás lo que publiques en él.

La importancia de los textos en los blogs

... y los esfuerzos que un blog implica

1. Ser constante es la clave

Como en todo proceso de aprendizaje, habrá momentos en los que te será más sencillo escribir nuevas entradas para tu blog y momentos en los que por tiempo, cansancio, falta de ideas o desgana no querrás hacerlo. La falta de constancia es el peor de los errores al tener un blog.

Una buena de combatirlo es una buena organización temporal o cronograma. Ve apuntando las ideas que puedan ser interesantes, ponte fechas límite (siempre realistas) y no tengas miedo a escribir: lo importante es seguir haciéndolo.

2. El mantenimiento también exige

Si tienes un blog es también interesante tener tus propios canales en redes sociales. Y del mismo modo que se escribe a través del blog, las redes sociales también te van a exigir tiempo.

Lo mismo sucede con su visualización, porque los blogs, como las tartas, pueden entrar también fácilmente por los ojos. Si comienzas un blog su diseño puede ser más secundario, pero nunca debes olvidar que un buen diseño puede crear una diferencia también.

Ambas cosas te llevarán tiempo y debes aprender a gestionarlo.

3. Comenta los comentarios

Como hemos dicho, una de las principales cualidades de un blog es la inteacción más cercana con tus usuarios / clientes. Esa cercanía es muy importante a la hora de hacer que tu blog funcione, y para ello debes contestar a tus usuarios.

Descubrirás que ese pequeño esfuerzo al agradecer el feedback, al contestar dudas o al debatir con ellos puede crear un vínculo esencial para que el blog triunfe.

4. Paciencia ante los malos comentarios

Es lo que tiene exponerse y más en un mundo tecnológico en el que el anonimato está a la orden del día. Del mismo modo que recibirás buenas opiniones, posiblemente recibirás malos comentarios.

No hagas mala sangre y míralo como una oportunidad: tu respuesta ante ellos puede generar un cambio en ese usuario o, si no en él, en los restantes que te lean. Si sabes manejarlos bien, ganarás muchos puntos a tu favor.

5. Es una carrera de fondo

¡Soy un buen ejemplo en esto! La constancia se une a este punto igualmente pero desde el punto de vista de la frustración. Un blog es como eran los antiguos tamagochis: al principio es divertido, andas atent@, te divierte. Pero es muy fácil frustrarte poco a poco, sobre todo al principio en el que tus propias espectativas son altas.

Debes mirarlo como una carrera de fondo. Nadie que corra largas distancias lo hace sin entrenar y es costoso hacerlo lloviendo, con frío, sin ganas... sin embargo, según entrenas vas mejorando. Lo mismo sucede con los blogs. Ten paciencia, sé constante, supera la desgana y verás como los resultados llegan.

¡Conclusión!

Si tienes una página web corporativa plantéate crear un blog. Si bien implica mucho esfuerzo y constancia, los beneficios a largo plazo merecerán la pena en cuanto a publicidad, visibilidad y comunicación con tus usuarios.